F.N.P.

¡Sólo teníamos que pararnos a escuchar!
26 mayo, 2021
Técnica neuromuscular.
14 junio, 2021

F.N.P.

La facilitación neuromuscular propioceptiva es una forma de tratamiento desarrollada a finales de los años 40 y principio de los 50 por Herman Kabat, doctor en medicina.
Desarrolló estas técnicas utilizándolas en pacientes con poliomielitis, para luego aplicarlas en personas sanas para estirarlas y mejorar su calidad y rendimiento muscular en los casos en los que puedan tener acortamientos o limitaciones en estos tejidos.
Se basa en varios mecanismos neurofisiológicos cuyo conocimiento proporciona la necesaria percepción de los fundamentos de estas técnicas y ayuda a evitar el mal uso de los procedimientos o estiramientos inadecuados o excesivamente invasivos.

Hay dos tipos de contracciones musculares: las isotónicas y las isométricas. Necesitamos entender claramente sus diferencias para realizar adecuadamente los estiramientos con facilitación neuromuscular propioceptiva.
Una contracción muscular isotónica es una contracción voluntaria que produce movimiento. Una contracción concéntrica, en las que el músculo se acorta al funcionar, y excéntrica en la que el músculo ejerce fuerza mientras es elongado por una fuerza externa.
Una contracción muscular isométrica es una contracción voluntaria en la que no se produce ningún movimiento y en la que la longitud del músculo no varía.
Los reflejos de estiramiento protegen los músculos y las articulaciones de las lesiones producidas por estiramientos o esfuerzos excesivos. El reflejo miotático del estiramiento evita que un músculo se elongue demasiado y con excesiva rapidez y protege las articulaciones contra posibles lesiones.
El reflejo de estiramiento se ve mediado por las células del huso muscular. Situadas en el vientre muscular, las células del huso muscular controlan el tono muscular. Perciben cambios en la longitud del músculo y la velocidad de dichos cambios y cuando un músculo se elonga con demasiada rapidez, las células del huso muscular son estimuladas y de forma refleja hacen que el músculo se contraiga, ofreciendo resistencia al alongamiento y evitando de esta forma que la articulación se extienda demasiado.
El reflejo inverso del estiramiento es el disparador del órgano tendinoso de Golgi para inhibir, o relajar un músculo. cuando un músculo se contrae, el reflejo inverso del estiramiento por el órgano tendinoso de Golgi hará que se relaje.
Este es el fundamento de la teoría de la relajación post-isométrica, un músculo estará neurológicamente relajado y, en consecuencia, será más fácilmente elongable después de una contracción isométrica máxima.
Las células del huso muscular hacen de forma refleja que el músculo se contraiga, y el órgano tendinoso de Golgi hace, de forma refleja también, que el músculo se relaje. Ambos reflejos tienen una función protectora.
En las técnicas de estiramiento por facilitación neuromuscular se utilizan contracciones isométricas y suelen realizarse antes de la corrección articular. Consisten en movilizar la articulación hasta que aparezca una barrera motriz para que después el paciente empuje en dirección opuesta mientras el terapeuta resiste al movimiento con una fuerza contraria en una primera fase de inspiración.
Después de una contracción de unos segundos, el paciente deja de hacer fuerza mientras ganamos grados de movilidad a la relajación del músculo en la fase de espiración.
La fuerza aplicada no debe ser nunca muy elevada y no debe producir dolor. A cada contracción isométrica se produce una estimulación de los receptores de Golgi que se descargan y a cada longitud ganada cuando el huso muscular es estirado el músculo encuentra poco a poco su longitud normal.
Cuantas más herramientas dispongamos, más concreto y más eficaz puede ser el tratamiento de cualquier paciente. Este método es un instrumento fantástico más que poder utilizar en el abordaje de un caso clínico en particular. El abanico de posibilidades terapéuticas más se abre cuanto más conocimientos académicos y mejor formación tenga el osteópata. Esta es una actividad en constante evolución, nunca se ha de perder la pasión de ser un eterno aprendiz.